Tsushima

Estando en uno de los hoteles en Acapulco donde suelo hospedarme, pasé todo un día en un camastro observando la playa y el mar, ya que me he dado cuenta en Acapulco, como en otros lugares donde hay océano, que si uno observa atentamente el mar por algunas horas, casi siempre es posible ver algo que normalmente no sería posible ver, por lo general alguna creatura marina de las que son difíciles de ver a simple vista, a menos de tener mucha suerte; sin embargo, se nos olvida que el mar se encuentra lleno de creaturas, solo hay que abrir bien los ojos.

Ese día, aunque puse mucha atención, no vi ninguna creatura marina ni nada que se le asemejara; en vez de eso, lo único que realmente pude observar fue una gigantesca embarcación japonesa quien navegaba cerca de las costas mexicanas, acompañada por unas fragatas de tamaño modesto, quienes parecían o pretendían escoltarla, ya que en aquellas aguas se puede encontrar piratas al caer la luz del día o a embarcaciones pertenecientes a los carteles mexicanos, quienes patrullan las aguas en busca de presas que detener.

Sin embargo, esta embarcación parecía dar el mensaje de que algo sucedería si alguien quisiera acercárseles de una manera violenta, ya que por lo que podía ver, las fragatas escoltas estaban completamente armadas y tripuladas por hombres con rompevientos blancos y pasamontañas del mismo color, con la bandera japonesa en el pecho.

1001-batallas0015

Esto se me hizo un poco extraño, debido a que las autoridades mexicanas, al menos hasta donde sé, no deberían de dejar circular a este tipo de patrullas cerca de las aguas nacionales; sin embargo, no me sorprendió ver a aquella organización  naval de aquella nación cuya marina le ha causado pesadillas a grandes potencias del mundo, humillando a muchas de ellas.

Japón comenzó su tradición naval moderna a principios del siglo XX, debido a la brusca industrialización que llevó acabo con la ayuda de los norteamericanos, desde 1850 hasta 1903, cuando el Japón pasó de ser un país rural y de tradición samurái a una nación con alta capacidad industrial y consecuentemente militar, enfatizando mucho de su potencial en la fuerza naval.

Japón demostró al mundo por primera vez lo que era capaz de hacer como una nación moderna en el año de 1905, en la épica batalla de Tsushima, donde los japoneses aplastaron a la marina rusa.

El conflicto comenzó por el control de Manchuria (provincia al norte de China) y el Puerto Arturo en Corea.

El imperio ruso estaba seguro de que podría derrotar al Japón de una manera relativamente fácil, especialmente en el mar, ya que la marina rusa contaba con casi el triple de buques que sus contrincantes.

1001-batallas-60006Sin embargo, los buques japoneses estaban mucho mejor acorazados, tenían mejores sistemas de comunicación y contaban con proyectiles que explotaban el impacto, a diferencia de los proyectiles rusos, que estaban diseñados para perforar corazas.

Estos factores terminaron siendo determinantes, hasta que el 28 de mayo de 1805,  ambas flotas se encontraron en los estrechos de Tsushima, donde la marina rusa esperaba cruzar de noche tras su largo viaje de 7 meses para reforzar a la flota de Vladivostok.

Sin embargo, la flota rusa (que estaba corta de carbón) fue detectada por un pescador japonés y avisó inmediatamente a la flota japonesa, quien entró en acción inmediatamente gracias a su buen sistema de comunicaciones, acabando con la flota rusa.

De ahí en adelante, hasta finales de la segunda guerra mundial, Japón llego a tener la mejor flota del mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *